Make your own free website on Tripod.com
 

Agustín Yáñez

Nace en Guadalajara, Jalisco, en 1904 y muere en 1980.

Realiza sus estudios en Leyes en su ciudad natal y después, en la ciudad de México, estudia su maestría en Filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México. Realiza una labor destacada como maestro en un gran número de escuelas y universidades, además de una carrera en la administración pública donde ocupó importantes cargos, entre ellos fue jefe del departamento de Bibliotecas y Archivos de la Secretaría de Hacienda y gobernador de Jalisco en 1953.

Al terminar su gestión, lo nombran consejero de la Presidencia de la República (1959); en 1960 es designado embajador en Argentina y en 1964 lo nombran secretario de Educación Pública. También fue presidente de la Academia Mexicana de la Lengua del Colegio Nacional.

Como escritor contemporáneo, Agustín Yáñez es calificado como uno de los grandes e innovadores escritores de América Latina. En su obra Al filo del agua, aparece una renovación del género narrativo, ésta novelas forma parte de la llamada "trilogía provinciana", junto con La tierra pródiga y Las tierras flacas.

En la primera ofrece la imagen de un pueblo aislado, austero, rutinario y de espaldas al progreso de los años inmediatamente anteriores a la Revolución Mexicana. En la Tierra pródiga ubica la acción en tierra caliente y es de un tono épico donde la naturaleza y el hombre se alternan: la brutalidad y la astucia, la conquista y el cacicazgo.

En la tierras flacas, en contraste con las pródigas, la vida del hombre está sujeta a un suelo áspero e inclemente. Su literatura describe, unas veces con realismo y otras con fantasía, los secretos de los pueblos y las ciudades.

Yáñez es un gran cronista, en su obra Ojerosa y pintada narra la vida nocturna de la ciudad, sus clases sociales, sus temores, va de la maravilla de la vida a la pena de la muerte en el ambiente de "una dejada de taxi".

Otras de sus obras son: Flor de juegos antiguos, Gota serena, Archipiélago de mujeres, El contenido social de la literatura iberoamericana, Los sentidos del aire (1964) y Las vueltas del tiempo (1975). En 1973 recibió el Premio Nacional de Letras.

 

Regresa

 

eXTReMe Tracker